<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d5134922608281500520\x26blogName\x3dComunidad+del+Roleo\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://cdrmurcia.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://cdrmurcia.blogspot.com/\x26vt\x3d9042219478616552425', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
Steam Twitter Tuenti Facebook Rss 
            Inicio Estatutos Foro Inscripción  
 
     
 
domingo, 6 de septiembre de 2009
La Comunidad de los Elfos: Capítulo 4
Capítulo 4: La Casa de Gil-Galad ( I )

Donde Gil-Galad y Elrond, que sienten que les han dejado de lado, deciden crear una Comunidad del Anillo alternativa.. y un tanto medio-élfica, a falta de elfos enteros.

* * *


“¡Acaso dejaremos que nos dejen de lado porque no somos Elfos de los Días Antiguos?” dijo Gil-Galad, notablemente enfadado.

“No, mi señor. Yo estaré a vuestro lado y os rogaré que me concedáis el honor de llevar vuestro estandarte, cuando llegue nuestro momento.” contestó Elrond.

”Y yo estaré junto a mi hermano. Vinimos juntos al mundo y juntos encontraremos el final, si es ese nuestro destino” dijo Elros. Bastante diferentes a los Elfos de la Primera Edad y anteriores, estos Elfos eran más cautelosos cuando se mencionaba a Sauron, el Señor Oscuro.

“Nosotros estaremos con nuestro padre también” decidieron los hijos gemelos de Elrond.

”Si las otras parejas de gemelos Peredhil van a ir, nosotros tenemos que ir también” le dijo Élured a Élurin.

“Bueno, quizá no seamos gemelos, pero nos parecemos mucho, ¿no?” contestó Elurin. “Esto será una gran aventura, Élured, ya lo veras. Desde luego, mucho mejor que lo otro, ser abandonados en el bosque.”

Gil-Galad hizo una pausa y miró a su alrededor, intentando comprender lo que estaba pasando: “¿Perdón? ¿Tengo la impresión que seis elfos de apariencia semejante a Elrond acaban de ofrecerse a acompañarme a Mordor?”. Sus ojos parpadearon.

Elros miró a los presentes e inclinó la cabeza. “Bueno, supongo que nos parecemos bastante los unos a los otros, no?. Me temo que nuestro parentesco es demasiado cercano.”

“¡Esto no es justo! ¡Soy el mayor! ¿No debería ser seis elfos de apariencia semejante a Élured?” se quejó Élured.

”Míralo de esta manera, Gil-Galad: confundiremos al enemigo” dijo Elladan, riendo.

“¡Oh, sí! Nos llamaremos El Ataque de los Clones!” contestó Elrohir.

Gil-Galad gruñó. “¿Por qué tienen siempre que faltar dos para formar la Compañía?”.

“He oído decir que los Hijos de Fingolfin y Finarfin tenían el mismo problema, hasta que decidieron incluir a sus hermanas” contó Elurin. “Es una lástima que Elwing no esté aquí, ni su esposo, o nuestra Compañía de Nueve estaría completa.”

”Eso no fue más que un rumor. Mi padre nunca olvidaría a su hermana, y Galadriel es igualmente imposible de pasar por alto. Su esposo dice que no hay manera.” dijo Gil-Galad.

”Si Arwen no hubiera escogido compartir el destino de Lúthien, podríamos haberla invitado” murmuró Elrohir, pensativo.

“Esta bien, no os preocupeis. Por mi parte, las dos están disculpadas” comentó Gil-Galad mientras pensaba que ya habían bastantes miembros de esas ramas de la familia a su alrededor. “Círdan vendrá, estoy seguro. El estuvo presente cuando derroté a Sauron con la ayuda de Elendil, y no querrá perderse este momento.”

”Y yo seré vuestro noveno compañero” dijo Gildor, resplandeciente como una estrella.

“¡¿Tú?!”

”No me dejareis atrás de nuevo en esta batalla definitiva contra Sauron, y no me abandonaré el mundo hasta que el Señor Oscuro sea derrotado” los ojos de Gildor brillaron. Era bien conocido su profundo odio por Sauron, lo que quizá no era muy sano, pues el odio es uno de los instrumentos del Señor Oscuro, pero Gildor no sería fácilmente persuadido para no se uniera a la Comunidad. “Y vengaré a mi amado Celebrimbor” murmuró. Todos pudieron ver que hablaba en serio.

Gil-Galad exhaló un profundo suspiro. Seis Elronds, un viejo carpintero y un Gildor para acompañarle a los mismos fuegos del Orodruin. La primera vez todo fue más fácil. “Bien” dijo finalmente, “supongo que ya tenemos nuestra Comunidad del Anillo.”



* * *


Próximo Capítulo:

Capítulo 5: La Casa de Elu Thingol
Donde Thingol se niega a que los Noldor salven al mundo (¿de nuevo?) y reúne a sus mejores sindar para crear, como no, una Comunidad del Anillo paralela.

Etiquetas:



Escrito por: Antonio Salmerón a las 19:23 | 0 Comentarios
 
     
 
Todos los logos y marcas son propiedad de sus respectivos dueños | Los comentarios de quienes los escriban, el resto de la Comunidad del Roleo