<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d5134922608281500520\x26blogName\x3dComunidad+del+Roleo\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://cdrmurcia.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://cdrmurcia.blogspot.com/\x26vt\x3d9042219478616552425', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
Steam Twitter Tuenti Facebook Rss 
            Inicio Estatutos Foro Inscripción  
 
     
 
martes, 9 de junio de 2009
Star Wars: La Saga - El artefacto de Norot 1
Aquí teneis las primeras lineas de la Saga propiamente dicha, que escribiré cronológicamente. La acción se sitúa en el universo de Star Wars en el periodo posterior a las películas. Toda la historia está basada en partidas de rol jugadas en Murcia si no me equivoco entre el verano de 2003 y principios del 2006. El relato pretende ser lo más fiel posible a la manera en que se roleó la historia, dentro de lo que nos deje nuestra memoria. Toda aportación es bien recibida.


La Saga - Episodio I
El artefacto de Norot
(1ª parte)




El suelo del hangar estaba encharcando siguiendo las formas geométricas de las áreas de aterrizaje. Al puñado de mecánicos nativos que pululaban por el rudimentario espaciopuerto no parecía afectarles la lluvia. Una de esas lluvias finas y densas que rompen los higrómetros, de las que hacen a uno dudar si el planeta esta clasificado como tropical o acuático.
Las dos figuras encapuchadas avanzaban entre los cargueros seguidas por un droide astromecánico en dudoso estado de conservación. Pronto divisaron la nave que buscaban.
- ¿De verdad crees que es seguro? No me hace gracia acercar forasteros de esta calaña a planeta madre.
- Sabes que planeta madre nunca ha sido un enclave de interes ni siquiera para los contrabandistas. Además no tenemos otra opción y se nos acaba el tiempo del permiso.
El transporte que habían contratado era un carguero modificado, pero a medida que se acercaban se podía distinguir la carcasa original de un YT-1300 o tal vez un modelo anterior, 1200 o 1000. A pesar de ello ofrecía el aspecto de estar bien cuidado, incluso daba la impresión de ser una excepcional pieza única si se le otorgaba el punto de vista de un ojo experto.
Como una premonitoria coincidencia, los circuitos del astromec soltaron un electrónico estertor de muerte y el droide se apagó de repente. Neem tuvo que empujarlo hasta la nave.

Allí les esperaba el piloto, resguardado de la lluvia apoyado en el marco de la trampilla de embarque. Portaba una tunica que le cubría el cuerpo, parecida a un poncho cuya capa llegara hasta las botas y aspiraba el humo de un cilindro blanco de tabaco. A ojos de Neem su aspecto general era más el de un cazarrecompensas que el de un transportista, lo cual no aumentó la confianza que depositaba en tan inusitada forma de viajar.
Al acercarse la pareja el humano los identificó enseguida. Llamaban más la atención que un rancor pilotando un repulsor. Sus largas túnicas y sus capuchas -paradójicamente- parecían pedir a gritos que buscaban pasar desapercibidos. Además el pedazo de chatarra que empujaba uno de ellos chirriaba a causa del agua que empapaba la maquinaria. Sabía que corría un riesgo aceptando el encargo, pero lo que realmente le molestaba era no saber la magnitud del mismo. Aún así los extraños viajeros le habían hecho una oferta irrechazable, y se fiaba de su instinto cuando se convencía de que no habría problemas. Los dos humanoides llegaron a su altura y pudo observarlos con mayor detenimiento. Salió a su encuentro.
- Saludos. Vosotros debeis ser los viajeros que debo llevar.
- Así es. Mi nombre es Liam y este es Neem.
El chico que arrastraba el droide levantó una mano a modo de saludo y siguió empujando. Parecía más joven que el otro.
- Yo soy Borok.
El individuo tendió la mano. Borok la miró y al estrecharla le pareció haber agarrado un tempano de la más fría cueva de Hoth. Toda la piel de sus dos pasajeros era de un color blanco como la leche de bantha, igual que sus pupilas y su iris, aunque a pesar de este aspecto fantasmal parecían amistosos.
Discutieron las formalidades de pago. Serían 5000 creditos ahora y otros 5000 luego, más la posibilidad de hasta otros 5000 créditos si surgía algún imprevisto serio. Estaba claro que los pasajeros tenían algo que ocultar, querían embarcaderos privados donde no se registraba públicamente la tripulación y una ruta de viaje que les haría tardar unos días más pero evitaba estratégicamente regiones potencialmente conflictivas. Borok no hizo más preguntas. Era un precio más que alto por un encargo tan simple. Entró en la nave para ir calentando motores y les invitó a hacer lo mismo. Liam ayudó a cargar el R4 averiado que Neem empujaba mientras la astronave comenzaba a rugir. La lluvia arreciaba.
Liam advirtió algo. La gran sala estaba extrañamente solitaria. Varios cargueros reposaban tranquilos en la gran extensión de losas ferropetreas, rodeada de construcciones que albergaban torres de control, hangares de reparación u oficinas y salas de control de embarque. Pero los pocos mecánicos y operarios que antes pululaban entre las naves parecían haberse refugiado de la lluvia. Solo advirtió una figura encapuchada que parecía correr desesperadamente hacia ellos. Liam, extrañado, dejó el droide en el suelo para observar algo que le heló aún más su fría sangre alienígena. Como surgidos de la nada, todo un comando de tropas de asalto imperiales surgió de repente de una de las salas y comenzó a desplegarse por el hangar. Eso no era nada bueno para un oficial de la Nueva República que viajaba de incógnito.
- ¡Neem déjalo! Liam entró apresuradamente buscando la cabina. Allí Borok manejaba tranquilamente y con soltura varios mandos de la nave.
- Despega. Ya.
- Eh ¿a que vienen esas prisas?
Liam aprovechó que Borok parecía no haberse percatado aún de la situación afuera y que las alarmas del hangar no habían saltado. Intentó que su voz sonara relajada pero firme.
- No podemos permitirnos perder ni un segundo.
Neem luchaba por no relajar sus esfínteres ante la escena que presenciaba. Un extraño no humano corría hacia él mientras al menos dos escuadrones de stormtroopers parecían haberse dado cuenta de su posición y se dirigían hacia ellos. Intentó refugiarse en la nave cuando el hombre, que ya había llegado a su altura le espetó:
- ¡Espera! ¡Ayudadme!
Neem se giró y el extraño le agarró del brazo. Estaba visiblemente exhausto y probablemente herido como indicaba el fluido oscuro que manchaba sus ropas desde el interior.
- Llevadlo a Bomia.
El extraño personaje sacó un paquete de su túnica de lona marrón y se lo lanzó sobre el regazo, Neem lo agarró como pudo con las manos. En ese instante empezaron a silbar disparos de rifles blaster. Liam surgió del interior de la nave para ver como una rafaga de luz se hundía en el pecho del extraño haciendolo retorcerse de dolor mientras caía a sus pies. Los haces rojos cruzaban el aire en dirección a ellos.
- ¡Vamos, adentro! asiendo a su joven compañero por un brazo lo impulso al interior de la nave. Cuando iba a seguirlo el hombre derrumbado por el disparo laser le agarró del tobillo.
- Sois la última esperanza.
Repentinamente una sensación de piedad cruzó todo su cuerpo. Tuvo el sentimiento de que debía confiar en ese hombre.
- ¿Que está pasando? Borok se asomó desde el interior de la nave con una expresión mezcla de sorpresa y enfado. En un último esfuerzo el desconocido zanjó con voz tronante:
-¡Huid!

Los disparos de blaster cruzaban el aire mientras el carguero se alejaba del hangar

Etiquetas:



Escrito por: Victor BA a las 22:48 | 6 Comentarios
 
     
 
Todos los logos y marcas son propiedad de sus respectivos dueños | Los comentarios de quienes los escriban, el resto de la Comunidad del Roleo